Jornada 9. La Ira de Dios (94)


-Creo que si reforzamos los muros y cerramos los accesos al pueblo podemos vivir sin peligro –le explicó el alcalde- Podremos seguir haciendo nuestra vida normal.

-¿Es que no ha aprendido de la ciudad y de cuando hubo la plaga? –Le preguntó Joan- Lo último que tenemos que hacer es ponérselo fácil a los zombis y aquí encerrados no tenemos a dónde escapar si vienen. Será una carnicería.

-Pero es muy complicado que vengan –le replicó Pere- Las autoridades militares me han asegurado que están conteniendo la infección en Ciutat y que no dejarán que los zombis salgan de ahí y se dispersen por el resto de la isla.

-Y como siempre tenemos que creernos lo que nos dicen, ¿verdad? -Preguntó con una sonrisa maliciosa Joan- Que no hay que preocuparse de los zombis. Que lo tienen todo controlado.

-Eso mismo –respondió Pere escamado.

-Por favor padre Xavier, explíquele aquí al ‘posseït’ las circunstancias de nuestro encuentro.

Deja un comentario

No hay comentarios aún.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s