Jornada 03 Días del futuro, pasado (57)


28 de febrero de 2010

Al final he acabado con mi antiguo compañero de piso en dos fases. Primero, tal y como había planeado, le he dirigido hacia la terraza y le he acabado arrojando por encima de la barandilla estrellándose contra el tejado del garaje interior.

Y luego he encontrado unas macetas de las de barro, no de esas de plástico que están ahora tan de moda, y que tan poco ecológicas son, y he practicado puntería hasta que le acabado abriendo la cabeza y dejándole muerto de verdad y no se ha movido más. Eso sí, he dejado el tejado hecho un asco pero que vengan los vecinos a quejarse.

Ahora solo me queda decidir qué hacer con el resto de mi vida.

Anuncios

Jornada 03 Días del futuro, pasado (56)


26 de febrero de 2010

Los vecinos siguen sin cogerme el teléfono así que no hay manera de comunicarme con ellos como no sea a gritos o yendo casa por casa, aunque eso último se antoja bastante peligroso por la posibilidad de ser recibido a tiros.

Trato de pensar qué hacer a medio y largo plazo pero la cosa esta jodida. Por ahora parece que el ejército se sigue negando a limpiar las calles y cada vez hay menos información en la tele y las radios. E internet sigue sin funcionar. Al final los teóricos de la conspiración tendrán razón y todo esto lo ha provocado el gobierno en las sombras y estoy en medio de un maldito experimento.

Jornada 03 Días del futuro, pasado (55)


25 de febrero de 2010

Creo que ya sé cómo me desharé del zombi. He construido una especie de rampa vaciando una estantería y volcándola contra la barandilla, espero que aguante. Aparte, usaré un colchón para empujarle por si fuera necesario. Si todo sale bien en breve esta casa tendrá un habitante menos y la audiencia habrá decidido que yo siga en ella.

Y luego, ¿qué? Con suerte el cadáver ambulante quedará destrozado por la caída y si tengo que salir por el tejado no tendré problemas. Que tampoco es plan el tener zombis pululando por el tejado y por el rellano y no poder salir de la finca por ninguna parte.

Jornada 03 Días del futuro, pasado (54)


24 de febrero de 2010

Hoy mientras pensaba cómo tirarle por encima de la barandilla he escuchado disparos que venían de una de las casas de enfrente. ¿Se habrán colado zombis? ¿Merodeadores? ¿El ejército limpiando finalmente la ciudad? O alguna persona que ha muerto y se ha convertido; ¿o tal vez lo de Juan no fue algo único? El caso es que me ha recorrido un escalofrío por la espalda. Aunque lo cierto es que a lo mejor simplemente cogió un virus raro, se murió y no tenía más misterios la cosa.

Claro que lo que entonces no se explica es la transformación.

Todo el mundo sabe que un cadáver tarda un día como mínimo en transformarse. Pero Juan se había transformado de la noche a la mañana, literalmente. No sé. En fin, da igual. Lo que tengo que hacer es concentrarme en sacar a ese bicho del piso y ya me podre a elucubrar cuando esté solo y más seguro. Al fin y al cabo, ¿qué es lo peor que me puede pasar?

Jornada 03 Días del futuro, pasado (53)


23 de febrero de 2010

Sigo pensando en cómo sacar al bicho del piso sin ponerme en peligro. Lo mejor sería llevarle hasta el balcón y tirarle por encima de la barandilla. No será sencillo claro, pero la otra opción sería desbloquear la puerta del rellano, atraerle fuera y matarle… y no me veo con ganas para eso, o tirarle escaleras abajo o atraerle y luego volver al piso, pero todas esas opciones son bastante complicadas.

Lo cierto es que tengo que deshacerme de él. Me están poniendo muy nervioso sus gruñidos y arañazos en la puerta, que tampoco sé cuánto tiempo aguantará; no es como la de la calle reforzada, es una simple chapa de madera y ya comienzo a ver algunas grietas.

Si cierro todas las puertas del piso y de alguna manera bloqueo un camino a lo mejor lo puedo llevar hasta la terraza, pero todavía no se me ha ocurrido cómo tirarlo luego; y pensar que de ser la situación al revés seguramente no habría dudado en volarme la tapa de los sesos… Bueno, eso si hubiera sabido el cómo hacerlo, que por lo que he leído que había escrito él antes en este diario, el muy inútil a lo mejor se hubiera disparado en el pie o no habría cargado la escopeta.

El caso es que ahora es mi problema.

Jornada 03 Días del futuro, pasado (52)


22 de febrero de 2010

Al final yo tenía razón. Juan se ha transformado. He decidido seguir su diario como homenaje. Desde aquí le puedo escuchar golpeando y arañando la puerta de su habitación en la que le he dejado encerrado. Y encima gruñe. O lo que sea que hacen los zombis que sueltan ese maldito sonido gutural que tan nervioso pone a la gente y con razón.

Lo cierto es que era lo que me temía. De alguna manera, no sé cómo, ha acabado contagiado y se ha transformado. Nunca había visto o leído algo igual. Es cierto que había rumores que decían que si un zombi te mordía podías transformarte pero, en el caso que estamos hablando, no ha sido así. Y lo peor es que ni siquiera sé si se ha muerto. Simplemente anoche estaba delirando y hoy… bueno… hoy ya estaba transformado.

Y el susto que me he llevado ha sido tremendo. Pero la suerte ha estado de mi lado dado que cuando se ha transformado se ha quedado atrapado entre las ropas y las mantas que tenía por encima y apenas se podía mover así que cuando he entrado para ver cómo estaba y ha tratado de abalanzarse sobre mí ha tropezado miserablemente y me ha dado tiempo a salir cagando leches y cerrar la puerta y dejarla atrancada hasta que se me ocurra algo mejor que hacer con él.

A ver cómo le saco de la casa. Podría dispararle pero he visto la casquería que se crea en esos casos y sería bastante complicado y tedioso limpiarlo todo. Así que tendré que pensar en cómo deshacerme de él sin ensuciar la casa.

Jornada 03 Días del futuro, pasado (51)


16 de febrero de 2010.

Creo que me encuentro algo mejor. Pero Mateo no se fía. Dice que eso puede ser simplemente un espejismo. Fuerzas imaginando que algo está funcionando.

Se ha pasado dos días leyendo los libros y buscando mis síntomas pero parece que nada encaja con todo lo que tengo. Ha dicho algo sobre que si tuviera Internet sabría qué me pasa en dos minutos.

Da igual. Espero ponerme bien en un par de días y dejar atrás esta pesadilla.