Jornada 7. De policías y militares (32)


Castillo abandonó la habitación para subir hasta su despacho y se puso a rebuscar entre un largo portafolio que tenía. Cuando encontró lo que buscaba bajó de nuevo y lo puso sobre una mesa para que lo viera el sargento.

El sargento observó lo que había traído el policía: un mapa de la ciudad y más concretamente de la zona del castillo.

-¿Y se puede saber por qué tienes una cosa así en tu casa? –Preguntó el sargento mientras estudiaba el mapa.

-Documentación –respondió el policía mientras señalaba la carretera principal que llevaba al castillo- Siempre me ha apetecido escribir una novela que pase en la isla pero todavía no he encontrado la idea adecuada.

-Y ahora me dirás que tienes mapas de todo el mundo y de todos los tamaños –dijo el sargento mientras estudiaba la zona que señaló Castillo.

-Documentación –repitió Castillo- Los lectores son muy quejicas con esas cosas.

-Pero para algo existe Internet –señaló el sargento- O eso dicen.

-Pero nunca se sabe –dijo Alex-. La carretera principal está descartada como te dije. Seguramente todo el mundo pensaría en lo mismo y la cogería. Creo que sería mejor coger esta carretera secundaria. Es una pista de tierra que lleva hasta el cuartel de la policía montada y sube hasta detrás del castillo.

El sargento miró en silencio la ruta que señalaba el policía y torció el gesto dudando.

-¿Estás seguro? –Preguntó finalmente- Creo recordar que esa zona es de difícil acceso desde la calle y que la misma no es precisamente ancha.

Luego señaló en el mapa las calles que llevaban hasta esa pista que parecían ser más estrechas que las otras calles.

-Además que parece una zona muy poblada. Como nos quedemos encajados por culpa de algún coche mal aparcado… no salimos vivos.

El policía se quedó en silencio haciendo cálculos mentales y estudiando alguna otra ruta que les llevara hasta la zona que querían. Pero toda la zona parecía haberse construido sin pensar en los coches.

-Pues estamos jodidos –dijo finalmente- Podemos tratar de usar la carretera principal pero… vamos a tener los mismos problemas.

El sargento sonrió ante la desesperación del policía.

-Tal vez haya otra ruta –dijo mientras miraba el mapa- No está en los mapas, ni en los más recientes dado que el ejército no suele dar ese tipo de información. Pero más importante es saber si vale la pena ir y si seremos bien recibiditos, ¿no crees que sería mejor antes de planear el viaje saber qué nos encontraremos si llegamos?

-Supongo que tendré que llamar al comisario entonces –dijo resignado Alex que le daba vueltas a cómo podía desarrollarse la conversación.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s