Jornada 9. La Ira de Dios (124)


Los disparos no parecieron atraer más zombis y siguió por el camino hasta encontrar la esquina del terreno y a unos metros sus compañeros de viaje que le saludaban mientras hacían guardia.

-Vaya espectáculo –dijo Joan a modo de saludo- Me han dado ganas de vomitar. Ha sido una masacre.

-No creas que me he alegrado mucho con la eficacia de los explosivos –respondió Xavier- En algún momento deberemos volver para darles el descanso eterno.

-Sí, pero primero debemos salvar el pueblo –interrumpió Jaume- Primero pensemos en los vivos.

-No he querido señalar lo contrario –se excusó Xavier- Sólo señalaba que por muy diabólicas que sean esas criaturas no podemos dejar que vivan de esa forma tan miserable, en pedazos.

-Algunos todavía se arrastraban –señaló Tomeu- Es… me faltan las palabras… por un lado grotesco pero por el otro es… fascinante. ¿Qué fuerza de la naturaleza puede provocar que después de ser hechos pedazos todavía estén… vivos?

Deja un comentario

No hay comentarios aún.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s