Jornada 9. La Ira de Dios (125)


-Animados –señaló Xavier- Pero sí, por eso son tan complicados de derrotar. O les destrozas el cerebro o siguen… con esa mala copia de vida.

-Bueno, dejemos la filosofía para otro momento –intervino Joan- Debemos reunirnos con los demás y hasta que eso ocurra limpiar de zombis la zona.

Entraron en el pueblo los cuatro, cada uno vigilando un lado mientras se movían en forma de rombo. Xavier se había ofrecido a ir delante por tener más experiencia y por no conocer el terreno, eso hacía que estuviera más alerta y no dejara una sombra sin vigilar. A su izquierda se había puesto Joan, y a su derecha Tomeu, mientras que Jaume cerraba el grupo vigilando sus espaldas.

A medida que se acercaban a la entrada lateral del pueblo el sonido de los disparos se iba haciendo más claro. Xavier pudo leer el nombre de la calle por la que estaban avanzando, Musa, esperaba que le inspirara y que no llevara a la muerte a sus compañeros.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s