Jornada 02. Las oscuras sombras del poder 2010 (6)


Las caras de incredulidad entre los asistentes se multiplicaron. ¿No se podía tomar en serio nada de lo que decía aquel loco? Estaban hablando de matar a centenares de personas, tal vez decenas de miles, y él… bromeando como el que mira a las hormigas quemarse cuando les aumentas la intensidad de la luz solar con una lupa. ¿Cómo podían haber acabados asociados con semejante psicópata?

Todo esto es por un bien superior –continuó hablando Doc . Piensen en las vidas que se salvarán una vez tengamos los resultados. Podremos saber casi con completa certeza si la educación de la sociedad ha sido adecuada. O si debemos corregir algo.

La mayoría de los presentes se revolvieron nerviosos e incómodos en sus asientos. Tomó la palabra el que había sido interlocutor por teléfono de Doc durante buena parte de las últimas dos décadas. El científico sólo lo conocía como Charlie.

Si aceptáramos su propuesta, ¿qué necesitaría?

Doc sonrió.

Control total de los militares –comenzó a responder . Que se convierta en espacio aéreo restringido la isla, y también que no entre ningún transporte marítimo en la zona. Digamos que en unas 20 millas. Un completo bloqueo de comunicaciones, incluyendo Internet, telefonía móvil, televisión, radio… todo. Acceso a los satélites para poder estudiar la isla al completo e impedir el acceso a los mismos a cualquier persona ajena al proyecto.

>> Y un completo secretismo del proyecto.

El secretismo es nuestra especialidad Doctor –señaló Charlie-. Es usted el que va por ahí contando nuestros planes y hablando de nuestro… grupo.

Doc se apartó parte del pelo que tenía que le tapaba una oreja, en lugar de la misma tenía una horrible cicatriz.

¿Cree que no lo he pagado suficiente? –dijo Doc levantando su tranquilo tono de voz que había usado hasta ese momento- Sus equipos de seguridad son unos inútiles. No pueden acabar con una simple mujer. Y yo soy el que sufre las consecuencias de sus fracasos… en mis carnes.

Charlie no pudo evitar sentir cierto regocijo al ver la cicatriz.

Fue usted quién creó el monstruo Doctor. Esa mujer es muy escurridiza. A lo largo de los años se ha encargado de neutralizar o evadir a todos los equipos que hemos enviado. Su deseo de venganza la impulsa hasta niveles sobre humanos. Eso sin duda es algo extraordinario. Debería apreciarlo.

El científico emitió un bufido de desprecio.

O tal vez sus equipos no ponen todo el empeño necesario en su trabajo.

Fue el turno de Charlie de levantarse de su asiento como movido por un resorte.

Hemos perdido más personal a manos de esa mujer que con cualquier otra persona Doctor –dijo enfurecido . Y más le vale no tensar la cuerda o tal vez le concedamos su tan ansiado deseo a la capitana Mara Grumpy y le entreguemos su cabeza en una bandeja.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s