Jornada 02. Las oscuras sombras del poder 2010 (8)


Doc continuó con su explicación.

El día de Reyes no es como las procesiones de Semana Santa. No hay pasos. No hay imágenes religiosas sagradas y antiguas. Es todo mucho más comercial. Y la gente sale más a la calle por esas fechas que en Semana Santa. El ánimo consumista.

¿Es consciente que habrá cientos, tal vez miles de niños por las calles y más concretamente en la cabalgata? –preguntó uno de los presentes molesto.

Sí, niños, y ancianos, y mujeres –dijo con tono cansino Doc . ¿Y qué quiere que haga? Como dicen en algún país, hay que romper huevos para hacer una tortilla. El experimento para ser útil ha de ser con todos los espectros de edades y sexos. Si les ocurre algo a los niños es que los padres no estaban preparados.

Y usted, ¿dónde estará Doctor? –preguntó el conocido como Charlie.

Seguramente en el portaaviones. Supervisando las operaciones –respondió Doc algo molesto por la pregunta . Supongo que estando rodeado de militares mi seguridad estará asegurada.

Supongo que sabe que si algo sale mal… prescindiremos de sus servicios señaló Charlie con una sonrisa inquietante . Y borraremos cualquier rastro de nuestra asociación.

Doc permaneció en silencio durante unos segundos sopesando la clara amenaza y si responder a ella.

Si es su manera de informarme que hasta yo soy imprescindible me doy por enterado –respondió finalmente . Si no tienen más preguntas u observaciones me gustaría comenzar con los preparativos de la operación… siempre que les parezca bien.

Los presentes se miraron unos a otros pareciendo discutir entre ellos con miradas y en silencio. Finalmente uno a uno fueron asintiendo con la cabeza.

Doc sonrió victorioso y fijó sus ojos en Charlie que seguía impasible la reunión sin haber votado. En ningún momento cruzó su mirada con el científico. Lo que molestó bastante a este último. Estaba seguro que deseaba que su proyecto fracasara, aunque eso significara un golpe para el grupo.

Muy bien, comenzaré los preparativos e iré informándoles regularmente de los progresos de la operación a la que por cierto todavía no he puesto nombre. Tal vez quieran llamarla ‘Apocalipsis Island’, ya saben, para hacerles un guiño a nuestros futuros amigos españoles.

Nadie en la sala pareció encontrar gracioso el comentario de Doc y simplemente se levantaron y comenzaron a formar grupos para intercambiar opiniones de la reunión mientras ignoraban la marcha de Doc de la sala.

El científico se encaminó hacia la salida acompañado de nuevo por sus guardaespaldas. Esperaba que no hiciera ese calor en su nuevo destino. Decían que Mallorca tenía buen tiempo en invierno. Habría que comprobarlo. Se río de su propio chiste mientras caminaba por el pasillo y salía al exterior.