Jornada 01 Destino final (24)


-No, uno de ellos lo era, el tal Marc, bastante presuntuoso si le digo la verdad, dado que cuando los periodistas aparecieron y me reconocieron, se creyó que le habían reconocido a él, dado que parece que se creía que era famoso o algo así. Además no dejaba de soltar un montón de discursos con términos científicos como si supiera lo que estaba pasando.

-¿Y el amigo? ¿Cómo era?

-Normal, de su misma edad supongo, un poco más grueso, y alto. Aunque la verdad no tengo ni idea de cómo se ganaba la vida. Lo único en lo que parecía estar interesado era en llamarme negro e insultarme constantemente. Pero con lo mal que disparaba seguro que no era un militar.

Ibáñez se quedó unos segundos en silencio pensativo. Por la descripción que aquel negro había hecho no parecía que esos dos fueran sus fugitivos. Claro que todos podían estar mintiendo, encubriendo a esos dos traidores. Mejor asegurarse.

-Esperen aquí –dijo Ibáñez indicando a algunos de los soldados que le acompañaban que les vigilaran.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s