Jornada 01 Destino final (23)


-Algo debió de hacer –dijo Ibáñez sonriendo desde dentro de su traje.

-Seguramente –dijo Mateo para no tener que discutir más- El caso es que me los encontré el… 18 de febrero creo.

-Eso es correcto –intervino el comisario Montejano- Llegaron ese día al castillo. Puede preguntar a sus propios hombres. Al día siguiente les dispararon.

-Vale, vale, no interrumpa –dijo en tono amenazador Ibáñez- -Bien, a ver… qué sabe de esos dos.

-Pues que se llamaban Marc y Tony, que eran amigos de toda la vida y se dirigían al castillo porque parece que necesitaban la ayuda de los militares o contactar con la península, yo qué sé. Estaba demasiado ocupado tratando que no me mataran los vivos o los muertos.

-Así que está seguro que eran científicos.