Jornada 8. Gerald contra el mundo (88)


“El buque de guerra estaba partido en dos partes. La primera de ellas se encontraba girada lateralmente con la cubierta de cara a la bahía, mientras que la segunda estaba hundida en su parte delantera con el culo elevado y sobresaliendo, conformando una escena espectacular y apocalípticamente dantesca”.

Finalmente no hubo más detonaciones y la temida explosión nuclear no se produjo.

-Parece que estamos ante un milagro –dijo Vázquez jugueteando nervioso con un cigarrillo-. Espero que el gran jefe de ahí arriba no se tome a mal que tarde unos años en cumplir mi promesa de dejar de fumar…

Gerald respiró aliviado. Sus sobrinos estaban a salvo… por ahora. ¿Qué había de la radiación que habían detectado?

-Foxtrot lima uno a base, seguimos vivos –informó el piloto mientras reducía la velocidad y estabilizaba el helicóptero en el aire . El portaaviones ha quedado partido en dos y no parece razonable mandar una expedición ya que una de las partes ha quedado girada noventa grados y otra está inclinada y medio hundida. Cambio.

-Aquí base, parece que los índices de radiación están bajando. Los expertos tienen la teoría de que alguien habría sacado las barras de combustible dejándolas sin refrigeración y que con el hundimiento del portaaviones se podrían haber vuelto a refrigerar. Cambio.

Gerald comenzó a tratar de atar cabos. Lo más lógico era suponer que los torpedos habían provenido de un submarino norteamericano pero… ¿por qué iban a hundir uno de sus propios portaaviones antes de mandar una misión a arreglar el problema? ¿Falta de tiempo? Parecía una medida extrema… ¿Miedo a los zombis? ¿Habría sido una medida tomada por el capitán de la nave para tratar de parar la invasión de no-muertos radioactivos? ¿Cómo habían salido las barras de su sitio? Sabía cómo funcionaba el sistema y era a prueba de fallos. Las centrales nucleares marinas eran lo único en lo que no se regateaba en lo que se refería a dinero, materiales o personal. No se podían sabotear tan fácilmente… excepto que quisieras ocultar algo. ¿Podría ser todo obra de Doc? Tenía los conocimientos, pero ¿los medios? Por muy invitado que fuera seguramente no le dejarían acercarse a la central nuclear de manera tan sencilla… además de que requerías los códigos que ni él mismo había conseguido.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s