Jornada 02 Soviets (35)



Pero no todos estaban cortados para desempeñar ese trabajo, por lo que se tuvo que ir seleccionando soldados que no sucumbieran fácilmente a la presión o que al volver a casa no acabaran matando a su familia por compasión para que no les pasara lo que habían visto en el frente.

Cuando los soviéticos comenzaron a quedarse sin zombis en casa y su ayuda no fue aceptada en los países capitalistas el Alto Mando se encontró con un problema. Era cierto que apenas quedaban zombis en su territorio, pero los soldados tenían que seguir entrenándose.

Vladimir Putin había sido nombrado finalmente premier de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y entendía el problema. La relajación entre los soldados no era mala del todo, pero ¿y si volvía a pasar? Era necesario que supieran contra qué se enfrentaban. Y volvió su mirada hacia África y la parte asiática que no había sido limpiada por las bombas de neutrones. Países como Afganistán, Irak, Kuwait, Nigeria eran ideales para los entrenamientos de los soldados.