Jornada 01 Una historia de amor (5)


8 de octubre (Parte 2)

Argh, ¿te lo puedes creer? Soy el único adolescente de Estados Unidos sin Internet en su casa o teléfono móvil. Es injusto. Tal vez me compre uno a escondidas de mi padre y te llame con el mismo. Aunque no sé de donde saldrá el dinero dado que mi padre ni siquiera me da dinero para que lo ahorre o me compre cosas. Si necesito algo tengo que decírselo a él que decide si “realmente” lo necesito o no. Así que ya te puedes imaginar que cuando vi que tenías chucherías no me lo podía creer, mi padre nunca me ha comprado y no deja que me acerque a ellas. Se pasa de protector pero bueno… supongo que es porque me quiere.

Al menos tengo la radio y puedo escuchar algo de vez en cuando. Aunque la mayoría de cosas que ponen son aburridas: pastores hablando del fin del mundo, o políticos hablando de lo bien que lo están haciendo, o madres preocupadas por si un zombi se propasa con su hija. Mis compañeros de colegio parece que lo único que hacen es ver la televisión (que como te puedes imaginar no veo sin que esté mi padre) o jugar a juegos de mata zombis con sus amigos por internet creyéndose que eso les convierte en expertos… y luego cuando aparece uno de verdad por las calles todos salen corriendo con los pantalones chorreando.

Bueno, tengo que dejarlo que mi padre está a punto de llegar y todavía tengo que terminar los deberes.

Adam

.