Jornada 10. El final del principio (39)


La imagen que vio aparecer en la pantalla le heló la sangre. No podía ser posible lo que estaba viendo… si no fuera porque la había conocido hacía tanto tiempo no hubiera creído lo que veían sus ojos. Tal vez fuera un problema de la cámara. Seguro, sería eso, un fallo de imagen. Se tranquilizó de nuevo recordando que estaba a salvo y observó la escena que se desarrolló durante los siguientes minutos y cómo Mara descargaba toda su furia sobre… un clon.

A Doc le había parecido brillante esa idea. Cuando habían comenzado la tecnología de clonación en secreto el objetivo era tener más carne de cañón sobre la que experimentar y así poder convencer a ciertos políticos reticentes a usar seres humanos. Era cierto que habían conseguido diversos éxitos con los clones pero él era más reticente dado que no les consideraba material de primera. A pesar de eso había usado esa tecnología para crear varios clones basados en su ADN y se había asegurado de que fueran simples vegetales andantes, ni un ápice de inteligencia en su interior; a pesar de que había jugado con la idea de crearse un gemelo para ayudarle en los experimentos la había desechado dado que no tenían técnica alguna para hacer cursos acelerados de medicina y otros campos. Los clones los había ido usando como carnaza cuando debía salir de territorio protegido, Mara no era su única perseguidora y lo cierto es que los clones habían ido cayendo como moscas; pero Doc había sobrevivido y ahora veía cómo otro clon moría para permitirle seguir viviendo y Mara nunca lo sabría.

Deja un comentario

No hay comentarios aún.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s