Jornada 10. El final del principio (24)


Marcó el número de Gerald pero todo lo que obtuvo era la señal de comunicando. Miró la pantalla del móvil cuya señal de cobertura indicaba que no tenía. A lo mejor no funcionaba dentro del portaviones rodeado de todo aquel metal y tenía que salir a la cubierta. Eso iba a ser un problema. A lo lejos comenzó a escuchar disparos. No podía ser. ¿Estarían disparando a su compañero muerto? Pero era ridículo. Entonces pensó en la radio que llevaba el muerto y la cogió para escuchar qué estaba pasando a bordo. Y antes de volver a ocultarse disparó su pistola en la cabeza del soldado muerto por si acaso.

Comenzó a escuchar informes de soldados que se transformaban en zombis de repente y sin previo aviso y de cómo al matar a sus compañeros estos se levantaban enseguida transformados. ¿Cómo podía ser? Era imposible, se repetía una y otra vez Mara mientras se escondía en un camarote vacío y pensaba qué hacer. Creía que tendría algo más de tiempo pero parecía que el maldito Doc había encontrado una manera de acelerar el proceso de zombificación.

Deja un comentario

No hay comentarios aún.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s