Jornada 10. El final del principio (20)


Por fin estaba muerto. Y no iba a volver nunca a la vida.

En ese momento las pantallas cobraron vida y apareció el rostro risueño de Doc que parecía estar aplaudiendo.

-Bravo, bravo –decía mientras continuaba aplaudiendo- Por fin me has matado.

Mara se giró aturdida hacia los monitores todavía con restos de la cabeza de Doc entre sus dedos.

-Para saciar tu curiosidad te diré que esto es una grabación. Mi corazón estaba conectado a un programa de monitorización y cuando éste ha detectado su… falta de funcionamiento ha puesto en marcha esta grabación… Entre otras cosas.

Mara estudió los monitores y el rostro al otro lado sin creerse lo que estaba pasando.

-Bueno, espero que seas Mara… quiero decir… esta grabación está realizada en el caso de que ella me mate, sino ha sido así me temo que, bueno, seguro que tendrás curiosidad. Verás, me has matado, sí, pero no saldrás viva de este portaviones. Y no lo digo por los soldados que ya te estarán buscando o que estarán yendo hacia allí ahora. No. Me refiero a que, como bien sabes, yo no dejo cabos sueltos.

El rostro de Doc pareció endurecerse.

-Nunca –dijo de forma grave- Así que hay una serie de sorpresas preparadas para que no salgas viva de ahí y aunque salgas mueras miserablemente sabiendo que no has conseguido nada.

Los aspersores de la cabina cobraron vida y comenzaron a soltar agua.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s