Jornada 9. La Ira de Dios (196)


Díaz hizo una pausa para estudiar el rostro de Xavier que no mostraba su incomodidad y sí cierta curiosidad.

-Afortunadamente conmigo había varios fieles que creían, como yo, que Dios tenía un plan y que teníamos que ayudarle a llevarlo a cabo. Aprovechando mi condición estudié el castillo, sus entradas, la vigilancia y después de planearlo con mis compañeros una noche nos pusimos en marcha. Abrimos las puertas del castillo para que los zombis entraran y tomaran por sorpresa a los refugiados.

Xavier podía imaginarse el desastre que Díaz había ayudado a crear.

-¿Cómo se salvo usted y sus compañeros? –Preguntó con curiosidad, temiendo que sus compañeros de viaje fueran sus fanáticos ayudantes.

-Mis compañeros ahora estarán haciendo compañía al Señor.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s