Jornada 9. La Ira de Dios (186)


El sacerdote recién llegado observó con más atención a Xavier y se le acercó.

-No, no es eso… ya me acordaré. ¿Dónde está el sacerdote responsable de esta casa de Dios? Tengo negocios que atender con él sobre el destino de este pueblo.

-Me temo que está de retiro espiritual en el santuario de Lluc, con su mujer –añadió de forma casual Xavier.

Díaz pareció indignarse al escuchar la parte de la mujer.

-¿Su mujer? ¿Qué clase de hombre de Dios se abandona al pecado carnal? –Se quejó Díaz- Si alguien goza con una mujer no tiene tiempo para dedicarlo a Dios y a sus feligreses.

-El Papa no parece opinar lo mismo –señaló Xavier sonriendo- Tengo entendido que fue el que autorizó los matrimonios para acercar la Iglesia a los católicos y para repoblar el planeta. Y acercarles a los primeros apóstoles.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s