Jornada 9. La Ira de Dios (174)


-Los ‘inquenses’ somos así de locos –sonrió Monty- Al final los zombis abandonaron la ciudad hacia nuevos pastos. Y no hemos vuelto a saber de ellos desde entonces. Ahora esperamos a que el ejército se ponga manos a la obra y limpie la isla y nos informe de que estamos a salvo.

-Fascinante –dijo Xavier pensativo analizando la estrategia- De hecho si me lo dicen por adelantado no me habría creído que pudiera funcionar.

-Y sin embargo no hay zombis por nuestras calles –señaló Monty divertido por todo aquello.

-Y sin embargo no hay zombis por las calles –repitió Xavier que no sabía qué decir.

-¿Y cuál es su historia? –intervino Cati.

-Yo me encontraba escribiendo un libro sobre la labor de las iglesias durante la Gran Plaga, y en esos momentos estaba en el santuario de Lluc cuando estalló el brote en Palma. Me aconsejaron que no regresara y me quedé por la zona.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s