Jornada 9. La Ira de Dios (167)


Xavier saludó con un movimiento de cabeza leve.

-Aquí el turista ha estado hablando con el alcalde y he creído que sería mejor sacarle de las calles antes de que desaparezca –le explicó Monty- Además, como siempre te quejas que no traigo a nadie interesante a casa…

-Encantado, me llamo Xavier, vengo del pueblo de al lado, Caimari, y estaba recorriendo los alrededores para ver cómo estaban las cosas.

-Encantada, ¿no preferiría dejar la escopeta en la entrada? –Preguntó la mujer- Le aseguro que esta casa es a prueba de zombis, mi quiero maridito se ha asegurado de ello.

-No existe nada a prueba de esas malignas criaturas. Y la falsa seguridad es el comienzo de su triunfo. –respondió Xavier-He visto ciudades arder, pueblos caer y gente morir debido a que creían que estaban a salvo. Nadie está a salvo.

-Has traído a la alegría de la huerta, cariño. Pero al menos dice la verdad… aunque sea de manera tan brusca.

-Ésta es el amor de mi vida, mi mujer Cati –presentó Monty- Y está realmente loca, aceptó casarse conmigo.

Cati le dio un pequeño codazo en el costado.

-Encantado –dijo Xavier- Siento mi brusquedad, pero me temo que mi experiencia en sitios seguros es demasiado grande. Sólo quiero que estén sobre aviso.

-¿Y sobre su escopeta? –Insistió Cati.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s