Jornada 9. La Ira de Dios (155)


-También soy un turista –añadió Xavier- Aunque no tengo dinero. Quería conocer la ciudad.

-Pues no hay mucho que ver. A lo mejor tiene suerte y se cruza con algún zombi pero aparte de eso… la gente se queda en sus casas o en sus refugios… y no busca problemas.

-¿Han tenido muchos problemas con los zombis? –Preguntó con curiosidad Xavier.

-¿Pero quién se cree que soy yo? ¿Un guía turístico? ¿Un presentador de telediarios?

-Estimat, ¿Amb qui parles? –Se escuchó gritar desde el interior de la vivienda.

-Amb un foraster que diu que ve de visita. Està boix. Pareix que cerca aquells maleïts monstres que no moren mai.

-Que t’he dit de parlar amb desconeguts? Torna a dintre que potser sigui un lladre.

Xavier, a pesar de escuchar lo que decían no entendía lo que se estaban diciendo. Parecía ser el dialecto local, pero… más cerrado. Bueno, no tanto como en Caimari, donde a las personas apenas se les entendía lo que decían incluso en español. Vio que la persona se despedía de él con la mano sin decir nada y volvía a entrar en su casa.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s