Jornada 9. La Ira de Dios (113)


-Bien, creo que lo mejor es seguir desde aquí andando –sugirió Joan- Tomeu, tú y Jaume os quedaréis en el coche esperando los fuegos artificiales. Si hay suerte quedarán sólo un puñado de zombis y podremos hacer limpieza tranquilamente.

-¿Cómo piensas hacerlo? –Preguntó el conductor Jaume- Creo que sería adecuado dar un rodeo, subir por detrás de la entrada y tirar los explosivos desde ahí. Así será más difícil que os vean y os pillen.

-Sabía que había hecho bien en traerme al friki –sonrió Joan dándole una palmada en el hombro- Aquí el farmacéutico vive en la ciudad, padre, y es un intelectual de los tebeos, ya sabe, superhéroes y esas cosas. Además es un experto en zombis.

-Me parece bien dar un rodeo. Además desde un punto más alto nos será más fácil atacar a los zombis –dijo Xavier- ¿De qué tipo de explosivos disponen?

Joan abrió la puerta del coche por su lado y salió del vehículo indicando a Xavier que hiciera lo mismo. Abrió el maletero y sacó una bolsa de deporte. En la misma había una numerosa cantidad de tubos metálicos con una mecha incorporada.

-No me pregunte exactamente de qué material están compuestos –le advirtió Joan mientras cogía varios tubos- Sólo sé que funcionan y la explosión es bastante potente. Una mezcla local y segura. Que es lo más importante.

-¿De mecha? –Preguntó extrañado Xavier- ¿No son algo inseguros?

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s