Jornada 9. La Ira de Dios (106)


-Son nuestros vecinos, y creo que el padre lo ha dejado claro, sólo voluntarios deberían ir –respiró hondo- Igualmente aquí debe quedarse gente para continuar la construcción de las defensas y avisar al santuario de lo que se les puede venir encima.

Todos asintieron y se miraron entre sí tratando de decidir quién iba y quién se quedaba. En unos minutos estaba decidido quién iría al pueblo vecino y quién se quedaría para dar la voz de alarma. Varios vehículos aparecieron a la puerta del pueblo y se fueron subiendo a los mismos.

Deja un comentario

No hay comentarios aún.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s