Jornada 9. La Ira de Dios (105)


Respiró hondo, cogió su escopeta y su mochila que siempre tenía a mano y se dirigió al grupo ahí reunido.

-Personalmente creo que sólo deberían ir los que quieran arriesgar su vida –dijo mientras comprobaba la carga de su arma- Y creo que ustedes los españoles con sus dichos populares lo dejaron bien claro en algo sobre barbas del vecino que había que remojar o algo así.

Alguno de los presentes no pudo evitar soltar una carcajada ahogada al escuchar a Xavier parafraseando muy mal pero nadie dijo nada en principio. Fue Pere el que tomo la iniciativa pasados unos segundos.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s