Jornada 9. La Ira de Dios (88)


-Pero no sé nada de este lugar o de sus características –se excusó Xavier- No quiero tener sus muertes sobre mi conciencia.

-Si nos quedamos aquí y no quiere ayudarnos con sus conocimientos… ¿no sería lo mismo? –Señaló Joan sonriendo- Venga, prometo que si morimos no le perseguiremos por el resto de la eternidad.

-Vigila ese humor negro tuyo cariño –intervino su mujer- No queremos agobiarle ni nada por el estilo padre, y no sé si mi marido hace bien en pedir consejo a un extraño, no se ofenda, pero si cree que usted puede poner algo de luz en el asunto le agradecería que lo hiciera.

-Supongo que no me queda más remedio –dijo Xavier esperando no tener que arrepentirse de su decisión- Al menos deme una vuelta por el pueblo para hacerme una idea de lo que quieren hacer.

-Cariño llama al alcalde y dile que voy a verle acompañado.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s