Jornada 9. La Ira de Dios (79)


-Yo veo a Dios como a los bomberos, o la policía si le digo la verdad –le confesó Joan- Está ahí, y me reconforta saberlo. Y si no le veo ni tengo que acordarme de él…

-¿Pero no tendríamos que agradecerle las cosas buenas? –Preguntó Xavier.

-Ahí le he pillado. Si no quieren que consideremos a Dios culpable de las cosas malas que pasan, ¿por qué debemos hacerlo de las cosas buenas? –Preguntó Joan algo desafiante mientras comenzaba a bajar la montaña y girar por las curvas cerradas que le llevarían a su casa.

-Yo creo que Dios no es realmente culpable ni de las cosas buenas ni de las malas –dijo Xavier- ¿Tienen un motivo las cosas buenas o malas para que pasen? No lo sé. Tal vez sí, tal vez no. Pero creo que si culpamos a Dios de una cosa debemos darle gracias por la otra. O el vaso lleno o el vaso vacío.

-Es usted raro de cojones padre –dijo Joan- Así que cree que Dios o mete mano por todo o nos tiene olvidados.

-Yo no diría olvidados –respondió Xavier- Más bien… Trata de no interferir en nuestras vidas. Para bien o para mal. Aunque de vez en cuando se dan milagros, a lo mejor es la manera de Dios de mostrarnos su amor. Y los desastres y su no intervención otra manera de mostrarnos su amor. Nos deja a nuestro libre albedrío.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s