Jornada 9. La Ira de Dios (73)


-Todo lo que está pasando es cuanto menos extraño –sugirió Xavier- Pero les deseo lo mejor. A lo mejor cuando las cosas se calmen vuelvo a ver cómo sigue todo.

-¿Tiene planes de marcharse? –Preguntó Joan- Creía que se quedaría por aquí.

-Temo por mis amigos que están en la ciudad –respondió Xavier- Tengo intención de bajar y tratar de encontrarles. Será una tarea ardua y difícil pero bueno…. Alguien tiene que hacerla.

-¿Y cómo planea hacer el viaje? –Preguntó Joan con cierta curiosidad- ¿En coche?

-La verdad es que tenía pensado ir andando, tampoco es tanta distancia –respondió Xavier- Tengo entendido que mucha gente que, en verano, siguiendo una costumbre de hace décadas, la hace en una noche, así que… Supongo que si sigo la carretera no me perderé.

-Rezaré por sus amigos –dijo el prior- Y por usted. Pero al menos puede hacer parte del camino con Joan. Será más rápido y seguro.