Jornada 9. La Ira de Dios (65)


El prior asintió como si supiera de lo que estaban hablando.

-Bueno, si no le importa prior nos gustaría traer aquí a nuestras familias –continuó Joan- Y establecernos hasta que la cosa se calme un poco si a usted le parece bien.

-Seréis bienvenidos como siempre –respondió el prior sonriendo amigablemente- He hablado con la Guardia Civil y con Protección Civil; los primeros nos mandarán algunos hombres y los segundos establecerán un puesto permanente, un hospital de campaña.

-¿Ha podido saber algo más de la situación? –Preguntó Xavier- ¿Le han contado cuándo intervendrá el ejército?

-Si le digo la verdad lo que me han dicho me ha parecido extraño –le explicó el prior- Al parecer el ministerio de Defensa les ha ordenado vigilar que nadie entre o salga de la ciudad. Pero que a la vez no entren en combate con los zombis.

-Estarán tratando de contener la infección –asumió Joan.

-Pues no han hecho muy buen trabajo –señaló Xavier- Pero no tiene lógica. Los zombis contra los que nos hemos enfrentado no eran de Palma, y la infección no ha podido viajar tan rápida.

-Eso les he tratado de explicar –dijo el prior- Que teníamos zombis en la zona. Pero al parecer les han insistido que no presten ayuda. Y somos una excepción por ser un santuario.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s