Jornada 9. La Ira de Dios (63)


-Estas cosas pasan –respondió el prior apartándose a un lado.

-No, me refiero a lo que he dicho antes –le rectificó Xavier- No he pensado que Miguel formaba parte de su congregación y que debía de estar pasándolo mal usted también. He sido injusto y me he dejado llevar por mi egoísmo.

El prior guardó silencio durante unos instantes.

-Si Jesús perdonó a sus torturadores yo no puedo ser menos –dijo finalmente dándole una palmada en el hombro- Además, parte de lo que decía era cierto. Tal vez en nuestro afán por encontrar a Dios tratamos de situarle en todas partes y perdemos la perspectiva de que Él siempre está en todos nosotros.

Xavier sonrió débilmente.

-Si todo el mundo fuera como usted seguramente no habría perdido mi collar –dijo amargamente- Pero, como usted dice, a lo mejor el Señor no quería que estuviera encerrado en una iglesia. Y ahora vuelvo a tener una misión… a pesar de los pesares.

-Todos tenemos una carga a cuestas con la que lidiar. Y la suya parece que no es sencilla. Abandonado y odiado por todo el mundo. Tal vez su historia sería igual de interesante que la que está escribiendo.

Deja un comentario

No hay comentarios aún.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s