Jornada 9. La Ira de Dios (59)


-No es muy habitual esa excusa –respondió el prior santiguándose ante el altar – Refugiarse en una iglesia, me refiero, aunque la fe… o eso me gusta pensar, ha conseguido que se llenen, a la gente le sigue costando venir voluntariamente fuera del horario de servicios.

-Miguel se quedó por voluntad propia –dijo Xavier- Quise que se fuera pero… se quedó aún sabiendo el peligro. Y lo pagó con su vida.

El prior se quedó en silencio al escuchar esas noticias. Se puso a rezar y ninguno dijo nada durante varios minutos.

-Juventud, divino tesoro –suspiró el prior rompiendo el silencio- Siempre con la cabeza en las nubes y tratando de cambiar el mundo. No le culpo. Dios así lo ha querido.

Deja un comentario

No hay comentarios aún.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s