Jornada 9. La Ira de Dios (51)


A pesar de tratar de mantener la concentración cada vez le costaba más. Aquel zombi había dado un salto, algo imposible, literalmente, y por si fuera poco, se había preparado para darlo… Continuó disparando sin prestar mucha atención a los zombis mientras trataba de explicarse lo que acababa de pasar. Comenzaba a notar sus venas y la sangre que aceleraba su paso, su respiración se estaba haciendo más rápida por momentos, su cerebro comenzaba a registrar lo que había ocurrido y procesarlo; y su cuerpo reaccionaba ante el susto.

Tuvo que ser Miguel quien le sacara de su trance agarrándole de una manga.

-Tenemos que retroceder –le indicó mientras trataba de arrastrarle hacia atrás- Están cada vez más cerca.

-Pero e-ese zombi- dijo Xavier mientras cambiaba el cargador- Ha saltado. Eso es imposible… imposible.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s