Jornada 9. La Ira de Dios (18)


Nada más entrar Xavier pudo observar cómo la gente parecía hipnotizada delante del televisor, mirando las imágenes y sin darse cuenta de que el prior había entrado en la estancia. Entre ellos estaban murmurando y alguna mujer incluso lloraba al ver las imágenes, pero no apartaba la vista.

La televisión era lo suficientemente grande para no tener que acercarse para ver las imágenes. Y no había duda. Los zombis estaban atacando la Cabalgata de Reyes y a todos los presentes. Si había alguna duda los presentadores lo estaban confirmando a través de la retransmisión. Había gente por los suelos desangrándose, otros corrían tirando a los que les interrumpían la huida y pasándoles por encima. Aquello era un caos.

Xavier no pudo evitar quedarse también hipnotizado al ver las imágenes. ¿Cómo había podido ocurrir algo así? El número de zombis era el más grande que había visto nunca desde la plaga en una ciudad segura. ¿Cómo se habían podido reproducir de esa manera y llegar hasta el centro de la ciudad? Era imposible.