Jornada 8. Gerald contra el mundo (74)


Gerald estuvo a punto de darle la mano al soldado pero recordó que se suponía que era su superior y simplemente le indicó que entrara en el hotel.

-¿En qué nuevo lío me has metido esta vez? –Preguntó Vázquez sonriendo y pasándole el uniforme a Gerald.

-Nada peligroso, tranquilo –le respondió el informático mientras se desvestía- Una visita a un portaaviones. Simple y tranquilo. A lo mejor incluso aprendes algo.

-Joder, ya te puedes imaginar mi sorpresa cuando en medio de todo este lío me llamas para pedirme un uniforme de campaña –dijo Vázquez que aprovechó para encender un cigarrillo- Además de un día para otro. Y luego descubro que te quieres colar en el portaaviones de los yanquis. En serio, ¿qué te traes entre manos?

Gerald comenzó a ponerse el uniforme de campaña cuya única diferencia con respecto al de los soldados era el de las estrellas en la solapa.

-No tenías que venir en persona –le indicó Gerald mientras se abrochaba los pantalones- Pero no se me ocurría nadie mejor para poder prestarme un uniforme del ejército.

-Déjate de irte por las ramas y dime qué estás tramando –le insistió Vázquez- Que le tengo aprecio a mi vida. Y dinero que todavía no he gastado.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s