Jornada 8. Gerald contra el mundo (65)


-No lo sé –respondió Pep- Quisiera poder dejarles entrar en el hotel, pero como has señalado antes podría ser peligroso mientras no sepamos qué ha pasado. Lo ideal sería poder vigilarles y comprobar si lo que sea que ha infectado a los demás lo tienen ellos o no.

A Gerald no le gustaba todo eso. Se le había pasado por la cabeza una solución pero era igual de peligrosa e implicaba poner más medios en peligro. Se odiaba a sí mismo pero…

-Está bien, es posible que tenga una solución –dijo finalmente enfadado consigo mismo.

Pep y Carlos le miraron expectante uno y con curiosidad el otro.

-El helicóptero está aparcado en el yate en el puerto –dijo- Y podría ubicar ahí a los supervivientes a la espera de ver qué ocurre con ellos.

-Eso sería fantástico –dijo Pep más animado.

-Permanecerán encerrados en distintos camarotes. Incomunicados. Hasta que comprobemos que no hay peligro –comenzó a enumerar Gerald- No irán armados y si sale algo sale mal no dudaré en ordenar sus muertes. ¿De acuerdo?

Pep no tuvo que pensárselo. Sabía que las condiciones de Gerald eran leoninas cuanto menos, e injustas pero comprendía sus motivos y además, no se le ocurría otra solución en aquel momento.

-Muy bien, ¿cuándo puede estar listo tu piloto? –Respondió Pep.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s