Jornada 8. Gerald contra el mundo (60)


Comenzó a preparar el plan en silencio. No bastaba con planear la visita, debía pensar en que sería una trampa. Necesitaba códigos de acceso, planes generales del portaaeronaves, acceso a los ordenadores de a bordo rápido a través de un dispositivo móvil. Sonrió. El rescate estaba en marcha.

Necesitaría reunir a un grupo que le escoltara. Eso podría ser complicado. Tenía los contactos en la isla pero… ¿sería posible conseguir lo que necesitaba en ese estado de emergencia? Claro que siempre podría tratar de conseguir la ayuda del ejército español y que ellos proporcionasen la mano de obra armada…

Se recostó en su sillón pensativo. Engañar a los soldados españoles tampoco sería un problema, no sería la primera vez que apareciera un superior de otra parte que necesitara niñeras… claro que tendría que forjar órdenes por todas partes… o confiar en sierra para las tropas españolas… y cada vez que lo pensaba más le gustaba menos. No es que no confiara en la gente, es que no confiaba para nada en la organización que había puesto un precio a su cabeza y que estaría encantada de poder matarle… si no fuera porque les había comunicado que en caso de su muerte accidental o sospechosa todo lo que sabía se haría público. Seguro que no sería el final de la organización, pero sería un quebradero de cabeza. Aunque a lo mejor lo querían coger prisionero…

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s