Jornada 8. Gerald contra el mundo (46)


Carlos miró a los guardaespaldas con cierta resignación. Como si fueran una molestia necesaria pero que hacía que su trabajo fuera más duro.

-¿Algún problema? –Preguntó finalmente con cierto aire de esperar a que alguien dijera que sí.

-No, todo bien –dijo Gerald sonriendo y mirando a ‘sierra’- ¿verdad querida amiga?

‘sierra’ asintió con la cabeza mientras se masajeaba el dolorido cuello.

-Todos somos amigos aquí dentro –siguió hablando Gerald- Tratando de pasar el tiempo hasta que vengan a salvarnos.

Carlos no ocultó su incredulidad pero decidió que no valía la pena indagar más en el asunto.

-Pep quiere hablar con usted –dijo mirando a Gerald- Si ha acabado de pasarlo bien.

Gerald asintió y cogió su toalla. Se puso en cuclillas al pasar al lado de ‘sierra’.

-Ya le informaré de qué quiero a cambio de librarles de su problema –dijo en un susurro- Y de lo que necesito.

La cara de ‘sierra’ era un poema y sus ojos siguieron al informático mientras éste abandonaba la piscina sonriendo y bromeando con el jefe de seguridad.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s