Jornada 8. Gerald contra el mundo (38)


Mientras seguía pensando tranquilamente en cómo sacar a sus sobrinos de la isla apareció una espectacular mujer. Gerald supuso que debía de tener entre treinta y cuarenta años, la verdad era que nunca había sido demasiado bueno en el juego de adivinar las edades. Pero esa mujer no tenía problemas de edad, eso seguro. La siguió con la vista mientras se acercaba a otra tumbona y se quitaba el albornoz; llevaba puesto un bañador de una pieza de color oscuro lo que hizo que Gerald suspirara por su mala suerte. A pesar de todo se podía entrever un cuerpo bastante atractivo detrás de esa pieza de ropa.

Decidió que más le valía dejar de mirarla y volvió su atención a la bahía que se veía desde su posición. El mar estaba en calma y lo que más le llamaba la atención era la falta de tráfico. Antes de la plaga era imposible que pasara un minuto sin que hubiera tráfico en ambas direcciones, pero ahora… nada de nada. Ni rastro de vida.

Dio un pequeño salto de sorpresa cuando notó que la mujer se había acercado a él y se había sentado en una tumbona a su lado.

-Tenemos que hablar señor Good –dijo la mujer con tono serio- Me llamo sierra.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s