Jornada 8. Gerald contra el mundo (37)


Recorrió la pasarela, más bien un puente, que le llevaba del hotel a la piscina. Era algo curioso, la piscina del hotel no sólo se encontraba fuera del hotel sino que estaba elevada un par de metros del suelo, dado que por sus laterales, se encontraba la calzada del Paseo Marítimo por la que circulaban los coches. Según le había comentado el director del hotel, Pep, originalmente esa piscina era simplemente un rectángulo de boyas en el mar al que accedían los clientes desde la residencia que había habido en el terreno anteriormente a través de la pasarela. Cuando Pep había comprado el terreno y construido el hotel había decidido hacer la piscina en el mismo lugar. Lo cierto era que había costado algo de dinero convencer a las autoridades competentes, pero con la excusa del interés histórico… y las donaciones mencionadas todo se había resuelto.

Por supuesto la piscina no estaba al aire libre; tanto la pasarela como el recinto estaba rodeado de un cristal de seguridad a prueba de zombis, o de eso presumía el fabricante, lo que hacía que la piscina fuera climatizada y los clientes pudieran disfrutar de la misma a cualquier hora del día o de la noche. Gerald había tenido ocasión de probar a nadar a la luz de la luna, tumbado boca arriba y tratando de observar las estrellas, pero la contaminación lumínica de la ciudad era demasiado alta como para poder disfrutar de las vistas.

A Gerald le resultaba curioso poder pasar por encima de los zombis sin tener que preocuparse de los mismos; todavía tenía que encontrarse con el primer muerto viviente que alzara la cabeza, o que incluso moviera simplemente el cuello. Aunque los últimos con los que se había cruzado le habían producido escalofríos. Se quitó el albornoz y lo puso sobre una de las hamacas. A esas horas el recinto de la piscina estaba vacío. Mejor para él. Aparte de la piscina que tenía 25 metros de largo por 10 de ancho, había un cuadrado al lado de la misma para los más pequeños que apenas tenía profundidad y un solárium con sofás más cómodo que las hamacas

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s