Jornada 8. Gerald contra el mundo (36)


La ciudad se había convertido en una ratonera, o más bien en un campo de estudio para Doc. Y Gerald no estaba tranquilo para nada. Sabía que tarde o temprano los zombis entrarían en el hotel. Sólo era una cuestión de tiempo. Y todavía no tenía un plan claro de huida. Por aire era imposible mientras los cazas españoles y norteamericanos estuvieran patrullando, por encima del agua la cosa estaba igual de mal. Siempre quedada la opción del submarino que había traído a Mara y que tenía órdenes de esperar. Estaría por la zona pero, ¿cómo llegar al mismo? La idea que le rondaba por la cabeza era coger una lancha rápida, bordear la costa, buscar un lugar escondido y sin vigilar y tratar de quedar con el submarino.

Pero claro, estaba el tema de Mara y de Xavier. Había conseguido enterarse que Xavier estaba a salvo, cuando la plaga había golpeado se encontraba en el monasterio de Lluc, un lugar recóndito de la isla y que antaño había servido de refugio cuando la primera plaga. Pero Mara… el tiempo pasaba, y no sabía nada de ella. No sabía si seguía viva o muerta, o se había convertido en una no-persona. La falta de noticias era mala señal, sólo podía significar que su plan para acabar con Doc había fracasado… o que había muerto en el intento. Más bien lo segundo, esperaba, dado que había interceptado varios comunicados del buen doctor desde el portaaviones. Y si Mara había caído en manos del científico loco estando viva… no quería ni pensarlo.

Decidió que lo mejor era irse un rato a la piscina. Hacer unos largos, y tratar de relajarse. Por el camino se encontró con diversos huéspedes que no parecían ser conscientes de la situación, bromeaban sobre lo que iban a presumir con sus amigos y conocidos cuando salieran de aquello. También había guardias armados patrullando por los pasillos, eso hacía que los clientes estuvieran más seguros y que fuera más fácil localizar a un posible zombi. Según sabía, el protocolo diario incluía pasar lista de huéspedes y personal del hotel; si faltaba alguien se le trataba de localizar inmediatamente. El plan original daba un plazo de 24 horas, pero debido a los informes de Gerald y de Jordi éste había tenido que cambiar. Si los zombis podían tener un periodo de incubación menor debían descubrirlos enseguida.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s