Jornada 8. Gerald contra el mundo (7)


-Supongo que sería pedir demasiado que el noble ejército español nos de asilo temporalmente –dijo voz en grito sin dirigirse a ninguno de los soldados en particular.

Uno de los soldados se limitó a negar con la cabeza. Otro se dignó a contestar.

-Lo siento, pero tenemos nuestras órdenes –se excusó- Observar pero no participar.

-Mal rayo os parta –dijo entre dientes Gerald- ¡Sois unos miserables y unos cobardes! Eso de las órdenes es una excusa barata en la que esconderos. Todos estos años cobrando como millonarios y ahora que se os pide algo a cambio nos giráis la cara.

-Lárgate corriendo gordo seboso –le insultó un soldado- No sea que le haga un favor a los zombis y te dispare a las piernas. Seguro que se entretendrían contigo durante varias horas.

-Jodidos cobardes –volvió a gritar Gerald- Ahora os vais a enterar de cómo me las gasto.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s