Jornada 7. De policías y militares (94)


El sargento no dijo nada durante todo el trayecto. De vez en cuando parecía tener la intención de hacerlo y abría la boca para, simplemente, cerrarla a continuación. Alex tampoco quería decir nada. ¿De qué serviría? ¿Era ese el futuro que les esperaba si no alcanzaban a su hermano? Encerrarse y esperar la muerte… Ni siquiera se le ocurría ninguna anécdota graciosa que contar para aliviar el ambiente y relajar la tensión que se vivía en el interior del humvee.

Al llegar a la altura del centro de ocio de Porto Pi, vieron una columna de humo que parecía salir de la rotonda del centro comercial. El sargento condujo alerta hasta el origen y se quedó sin habla al ver de dónde salía el humo. Al más puro estilo de las películas de indios y vaqueros media docena de humvees del ejército estaban puestos en círculo en medio de la rotonda, a su alrededor había cientos de cadáveres. Y en el interior del improvisado refugio había más todavía, tanto con uniformes del ejército como con ropas de civiles. Varios vehículos estaban ardiendo, debido a que uno de los mismos había explotado, seguramente por una granada mal lanzada… o no lanzada pero sí preparada.

Deja un comentario

No hay comentarios aún.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s