Jornada 7. De policías y militares (50)


-No sé qué decir –respondió finalmente el comisario de manera sincera- Todo esto ha pintado mal desde el principio, pero me cuesta pensar que Zafra se preste a algo así.

-Comisario, ya sabe que en tiempos como éste la gente tiende a mostrar su verdadero rostro –respondió Alex- O al menos a tratar de sobrevivir aunque sea a costa de los demás.

-De acuerdo –dijo finalmente el comisario- Cuando la caravana parta te avisaré para que estés preparado y te daré su recorrido y sus planes y esperemos que no pase nada.

-Créame, comisario, soy el primer interesado en que todo vaya como la seda y espero estar equivocado.

Hablaron de un par de temas más poco importantes y en unos minutos la radio volvió a quedar en silencio.

-¿Qué sabes de la base sargento? –Preguntó Alex mientras repasaba la conversación que había mantenido con el comisario.

-Que durante muchos años estuvo en manos americanas y que en el último año se ha destinado personal español y de fuerzas aliadas a la zona además de haberla reforzada considerablemente.

-Tiene sentido, es un punto estratégico de la isla y del Mediterráneo –señaló Alex- Desde el que se pueden controlar las comunicaciones gracias a sus sistemas… ¿Quieres decir qué…?