Jornada 7. De policías y militares (39)


La zona por la que circulaban estaba repleta de viviendas unifamiliares con altos muros cuya misión era la de impedir entrar a los zombis. ¿Cuánta gente debía de seguir viva y presa del pánico ahí dentro?, pensaba Castillo mientras veía pasar una tras otra las puertas metálicas de las casas.

El vehículo siguió dejando atrás más viviendas y el policía seguía preguntándose hacía dónde iban. Habían cogido calles secundarias pero se estaban acercando peligrosamente al hospital. Aunque seguía sin haber rastros de zombis por las calles que estaban desiertas salvo por algún coche aparcado.

El humvee había girado a la derecha y ahora estaba rodeado por viviendas a ambos lados. Finalmente el sargento detuvo el vehículo y miró a su alrededor. La calle continuaba enfrente y a ambos lados había un camino ancho de baldosas. Al fondo de uno de los caminos había un puente que llevaba a una verja de metal que parecía dar acceso al píe de la montaña sobre la que reposaba el castillo.

-Supongo que no pretenderás pasar por ese puente con esta mole –le advirtió Alex- Es de madera, no aguantará el peso.

El sargento se quedó mirando el puente mientras se comenzaba a dibujar una sonrisa en su rostro.

-No, vamos, no bromees, nos vamos a quedar en el jodido torrente –continuó el policía- El puente se romperá.

Señaló el puente que se veía a lo lejos, con el suelo y las barandillas de madera.

-No lo sabremos si no lo intentamos –respondió el sargento mientras volvía a poner en marcha el humvee.

-Tío, que no vamos a pasar, que se derrumbará a nuestro paso y nos quedaremos tirados a unos cientos de metros de centenares de muertos vivientes.

El vehículo comenzó a girar con el sargento al volante que lo hacía avanzar lentamente ante la mirada aterrorizada del policía. Entró en el camino pensado para caminar y Castillo se agarró al salpicadero que tenía delante mientras se comenzaba a temer lo peor.

El humvee llegó al pie del puente y el sargento no frenó. Alex esperó a la caída y aguantó la respiración esperando escuchar la madera crujir.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s