Jornada 04. Cabalgata de muertos (26)


-Cojones –dijo el sargento . Estoy encerrado con un escritor famoso. La de vueltas que da la vida.

-Qué me va a contar –respondió Castillo . Ni en mis peores sueños habría pensado en acabar en una celda en una base militar junto a un sargento, con mi compañero novato muerto y su cabeza esparcida por el suelo y una horda de zombis dirigiéndose hacia la ciudad la víspera de Reyes.

-Se podría hacer una buena novela –señaló el sargento.

-Nah, todo parecería demasiado artificial, demasiadas casualidades –respondió el policía . En fin, espero que al menos mi hermano esté encerrado en su casa.

-¿Tiene un hermano? –Preguntó con curiosidad el sargento.

-Sí, y también es famoso –dijo Castillo . Seguro que ha oído hablar de él, hace poco que llegó a la isla procedente de los Estados Unidos, es un científico famoso; lo que le hace una celebridad aquí también.

-Un segundo… ¿El tal Marc ése del que hablaban hace nada los periódicos es su hermano? –Preguntó sorprendido el sargento.

-Culpable –sonrió Alex . Él heredó su cerebro para las ciencias y yo para las letras.

El sargento silbó sorprendido.

-Bueno, seguro que estará bien –dijo el sargento tratando de tranquilizar a Alex . Al fin y al cabo, si ha estado rodeado de zombis para sus experimentos tendrá más posibilidades de sobrevivir. ¿No?

-¿Me creería si le digo que he visto una nueva generación de zombis? -dijo Alex poniéndose al borde del banco de piedra . Corren, son más fuertes, y no tienen el periodo de incubación medio que conocíamos. Se convierten en cuestión de minutos.

El sargento puso su espalda recta ante las palabras del policía.

-Si eso es cierto debemos dar parte –dijo el sargento alarmado.

-¿Y quién me escucharía? -Preguntó Alex . Ya ha visto qué ha pasado cuando he tratado de dar la alerta. Han matado a mi compañero y me han encerrado.

-Lo dice como si fuera una conspiración o algo así –dijo el sargento en tono de broma.

-Las cámaras de tráfico no han filmado a los zombis acumulándose en la cárcel –señaló Alex . Ni tampoco en su ataque en los Ocimax. Tampoco hemos recibido una alerta de fuga y nadie nos ha avisado de una manifestación pro-zombis.

-Bueno, puede ser todo parte de la casualidad –señaló el sargento.

-Mi radio dejó de funcionar cuando quise dar el aviso a la central –siguió Alex . La de mi compañero también dejó de funcionar. Y la del coche patrulla. Y no he conseguido cobertura desde que me tropecé con los zombis.

-Ahora que lo dice recuerdo que ha habido varios oficiales que se han quejado a Comunicaciones de que sus móviles no funcionaban dijo el sargento recordando un informe que le habían dado.

-¿Sigue creyendo que todo es fruto de la casualidad? –Preguntó Alex . ¿Incluyendo el que ordenen no intervenir al ejército?

El sargento se quedó en silencio.

Anuncios

1 comentario

  1. Mmmmm… no sera ese tal Marc el doctor-loco-lleva-cerebros-en-el-bolso??? Tengo ganas de que aparezca ese personaje otra vez…


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s