Jornada 03. El regreso de los muertos vivientes (15)


Los sobrinos de Gerald que habían estado observando la escena al ver al teniente irse llegaron corriendo a la altura de la pareja justo en el momento en el que Gerald recuperaba la voz.

¿Cariñito? ¿Que no soy agraciado? –Gerald estaba indignado.

Mara observó que los sobrinos se habían acercado a ellos y la estudiaban con detenimiento. Cosa que estaba comenzando a resultarle incómoda.

¿Sucede algo con mi cara? preguntó Mara finalmente.

Ante la pregunta los sobrinos retrocedieron un paso como si estuvieran asustados a pesar de que sus ojos no dejaban de estudiarla. Se giraron para mirar con cierta sorpresa a su tío.

¿Es ella tío G? –preguntó uno de ellos.

Gerald parecía incómodo ante la pregunta y guardó silencio. Mara no tenía claro lo que estaba pasando pero había algo que no le gustaba… Se acercó a los sobrinos.

¿Quién se supone que tengo que ser? –preguntó con cierto tono de amabilidad en su voz.

La asesina –respondió otro de los sobrinos entre emocionado y algo tímido.

La cazadora de zombies –añadió otro de los sobrinos . La que salvará el mundo como dice la leyenda.

Mara miró con cierto disgusto a Gerald sin acabar de entender a qué se estaban refiriendo. Pero fuera lo que fuera, que la llamaran tan alegremente asesina no era algo que le gustara.

Tío Gerald nos contó que en cada generación nace una mujer con habilidades superiores –continuó uno de los sobrinos , que debe ser entrenada para así poder combatir el mal que invade el mundo a pesar de ser perseguida y odiada. Y que para conseguir triunfar sobre el mal necesita de la guía de un vigilante. Alguien que la entrena y le guía en los momentos más difíciles.

El enfado de Mara era visible. ¿Pero en qué estaba pensando Gerald contando semejantes tonterías a sus sobrinos? ¿Quién se pensaba que… era?

Un segundo –dijo en voz alta Mara . Vuestro tío se supone que es… mi vigilante, la persona que me ha entrenado y preparado para… ser la asesina.

Los sobrinos asintieron moviendo la cabeza rápidamente.

Tío Gerald nos contó que te encontró vagando sin memoria –respondió un sobrino y que reconoció enseguida tu potencial. Te entrenó en todas las artes para combatir a los zombis y te dio un propósito en la vida. Incluso con el tiempo consiguió que recuperaras la memoria.

Mara miraba indignada a Gerald que se limitaba a sonreír tímidamente como diciendo que lo que estaban contando los niños eran… invenciones.

Así que le debo todo a vuestro tío –dijo Mara sin saber si dispararle o ahorrar la bala y tirarle muralla abajo al lago a ver si todavía quedaba algún zombi.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s