Jornada 03. El regreso de los muertos vivientes (6)


(Volvemos a nuestra programación habitual. Gracias por su paciencia y comprensión)
————————————————————————————————

Xavier se sorprendió al observar al obispo vestido de calle. Cuando reaccionó ante su presencia lo primero que hizo automáticamente fue buscar con la mirada el anillo del obispo para besarlo y cuando comenzó a hacer el gesto el otro sacerdote le paró con su brazo en un gesto claro.

-Se supone que si voy vestido así es para pasar desapercibido –dijo el obispo mientras miraba a su alrededor esperando que nadie se hubiera dado cuenta de la escena-. Como comprenderá no sería adecuado que el obispo de Mallorca fuera visto en compañía de… un rebelde.

El padre Xavier asintió. Entendía el concepto del anonimato mejor que nadie, y no sólo por sus últimos años fuera de la ley, en su juventud ya se había visto obligado a desaparecer y mirar por encima del hombro.

-Veo que ha venido solo –dijo el obispo mirando a su alrededor de nuevo y buscando algo sospechoso-. Lo cierto es que es algo que me sorprende. No esperaba que fuera tan… inocente; y menos desde que corren los rumores de que ni la Iglesia respeta el suelo sagrado.

Xavier se irguió incómodo. El obispo, viendo su cambio de actitud sonrió amablemente.

-Tranquilo, si le quisiera muerto o encarcelado no estaríamos teniendo esta conversación.

Luego bajó la cabeza mirando al suelo de la catedral.

-Corren tiempos difíciles para todos –dijo finalmente alzando la mirada de nuevo y posándola en Xavier. Vio que un grupo de turistas se acercaba y abrió un libro que tenía consigo.

>>Como ya le he dicho, el baldaquino es una especie de milagro que tiene detrás suya una historia curiosa –dijo mientras seguía con la mirada a los turistas-. En realidad sólo es un modelo realizado con cartón, madera, corcho y cordeles del que tenía que realizarse, el original nunca se construyó por problemas monetarios. Este modelo tenía que ser presentado en su lugar temporalmente a la espera de la construcción del original, pero se encontraron con el problema de que era… demasiado pesado, así que imagínese como debería pesar el original de haberse construido, y esto el día antes. Gaudí se rindió después de la octava prueba y se fue a dormir, pero su ayudante no se rindió y durante la noche pidió ayuda a unos amigos que conocía y que sabía que disponían de un cable lo suficientemente fuerte… y el resto es historia.

>> Desde 1912 que se mantiene ahí colgando. No se sabe cómo. Pero ahí sigue. Colgando en el vacío.

El grupo de turistas se alejó después de fotografiar y filmar el curioso artefacto.

-¿De qué quería hablar conmigo? –preguntó el padre Xavier yendo al grano–. Ya sabe que el Papa en persona me excomulgó.

-Creo recordar a alguien diciendo que sólo Dios tenía la autoridad moral para descomulgarle –le recordó el obispo sonriendo levemente-. Y no oculto que era una de las personas que creía en la información que la Iglesia había divulgado sobre usted. Al fin y al cabo, como entenderá, no tenía motivos para dudar de ellos.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s