Jornada 02. Las oscuras sombras del poder 2010 (11)


Doc se recostó en el cómodo sillón del jet en el que viajaba. Era una de las muchas cosas que tenía de bueno pertenecer a esa organización. Aparte de tener un presupuesto casi infinito y todo tipo de recursos a su alcance que ningún otro científico podría imaginar.

En esos momentos, y mientras esperaba a que el avión llegara a su destino, descansaba mirando una pantalla que había en la sala. Solía ver con cierta frecuencia las series de ciencia-ficción norteamericanas. Por norma general eran patéticas, pero siempre dejaban caer alguna teoría o alguna idea que era interesante de analizar y desarrollar.

La serie que le tenía entretenido en esos momentos era una sobre universos alternativos. Los protagonistas tenían que investigar una serie de incidentes que se daban al parecer debido a una ruptura en el espacio-tiempo. Lo curioso era que mostraban una Tierra paralela totalmente irreal y que no tenía sentido. Por un lado decían que las Torres Gemelas habían sido derribadas por unos aviones pilotados por terroristas. Sólo la noción de eso era ridícula. ¿Qué terrorista querría quitarse la vida? ¿Y derribar las Torres Gemelas con aviones? Por favor, se necesitaba algo más que eso para derribar esas inmensas moles de acero y cemento. Él había estado en las mismas varias veces y no creía que algo así fuera posible, realmente eran mucho más grandes de lo que las fotos o las imágenes de televisión daban a entender. Además decían que los norteamericanos habían elegido a un presidente negro… vale que podía ser que se diera la circunstancia de que eligieran a un presidente republicano, pero ¿negro? Si era el país más racista que había conocido en toda su vida.

A pesar de la avalancha que había llegado de inmigrantes, o refugiados, como se llamaban a sí mismos, y el incremento de población hispana que eso había originado, seguían tratando a todos los que no fueran “americanos de verdad” como ciudadanos de segunda. Y eso hacía que todo aquel que no fuera blanco lo tuviera difícil para prosperar más allá de sus guetos habituales.

Así que un presidente negro… era llevar más allá de la ficción una idea. Menos mal que era simplemente el universo paralelo al que sólo se hacía referencia de vez en cuando, porque si no hubiera dejado de ver la serie inmediatamente.

Mientras veía la serie se dedicó a hacer un repaso rápido a lo que tenía que hacer. Ahora que ya tenía el visto bueno del grupo podía poner manos a la obra. Debía comenzar a preparar las órdenes para que las instalaciones de la isla fueran acondicionadas, sin llamar la atención obviamente. Debía comenzar a trasladar personal y seleccionar quiénes estarían enterados de todo, quiénes de parte del proyecto y quiénes… serían la cabeza de turno en caso de que algo saliera mal.

Lo que más le molestaba era que tendría que hacer algunas cosas en persona… y eso haría que estuviera al descubierto… dándole la oportunidad a esa zorra de tratar de acabar con su vida. Debía pensar bien cuáles serían sus salidas y preparar la protección adecuada a las mismas.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s