Jornada 11. El final del principio III (VII)


-¿Cómo ha entrado? –preguntó Mara mientras se recostaba en su catre.

-Realmente no le preocupa lo más mínimo lo que le pase –insistió Sam.

-¿Qué quiere que le diga? –preguntó algo molesta Mara-, ¿que estoy metida en medio de una conspiración mundial y que por saber de su existencia mi vida corre peligro? ¿Que el grupo con el que estaba tiene un traidor en sus filas y no puedo avisarles? ¿Es eso lo que quiere escuchar? ¿Que me siento impotente estando aquí encerrada? Pues prefiero tomármelo con filosofía y no tratar de pensar en ello.

-Respondiendo a su pregunta –dijo Sam-, me he colado aprovechando el cambio de guardia nocturno. Como ya le he dicho estuve en el ejército y sé cómo funcionan esas guardias.

-Muchos problemas se ha tomado para venir a verme –señaló Mara-, y me temo que la verdad que busca no la encontrará. Más que nada porque eso de la verdad está sobrevalorado y es subjetivo.

-¿Nunca le han dicho que habla demasiado para no decir nada? –preguntó Sam, que comenzaba a estar molesta con la actitud de la prisionera y notaba como estaba a punto de perder la paciencia.

-Sí, pero como es mi modo de relajarme y de meterme con la gente… tendrá que sufrirlo si quiere obtener respuestas.

-¿Qué sabe de los zombies que atacaron la base militar? –preguntó Sam respirando hondo.

-Que posiblemente fuera culpa mía –dijo Mara lentamente-. Un grupo de mercenarios, o soldados de fortuna, o cazarrecompensas, o lo que fueran, me querían muerta, y parece que para tener un campo de caza tranquilo decidieron echar a todos los zombies posibles de la ciudad, para que no interfirieran. Y parece que acabaron aquí.

-¿Y por qué querían matarla? –volvió a preguntar Sam.

-Digamos que en mi última misión vi y escuché más de la cuenta sobre los zombies y que soy un cabo suelto.

-Así que mi amigo murió por su culpa –dijo Sam con voz acusadora.

-Podría decirse que en cierta manera, sí.

-¿Y qué fue lo que vio y escuchó que provocó esta reacción? –continuó preguntando Sam.

-Digamos que gente poderosa estaba jugando con zombies antes de que el público general supiera lo que estaba pasando.

-Así que no se volvió loca y ordenó a su personal disparar contra civiles indiscriminadamente, para luego ordenar bombardear la ciudad con la excusa de que estaba llena de zombies para deshacerse de las pruebas.

-Efectivamente –dijo Mara recostándose-. Aparte, que no tiene lógica alguna… para la gente que ha servido en el ejército. Cualquier soldado sabe que sería una orden ilegal y no la obedecería. Y Ahora, ¿a qué viene tanta pregunta? Porque no creo que sea sólo por tu amigo.

-Mi novio era oficial de policía en esa ciudad –dijo con tono tenebroso Sam.

Deja un comentario

No hay comentarios aún.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s