Jornada 11. El final del principio III (I)


-Hola Doc –dijo a modo de saludo la voz al otro lado del teléfono-, tengo buenas y malas noticias.

Doc se encontraba en el bosque que rodeaba a la fortaleza medieval que servía de refugio a un grupo de personas que trataban de sobrevivir al alzamiento de los muertos. No le hacían gracia estas escapaditas para comunicarse con sus aliados, pero era eso o esperar a que volvieran a mandar a otro inepto a espiarles.

-Muy gracioso, no estoy de humor –respondió Doc-, así que al grano.

-Tenemos a su amiguita –dijo la voz-… prisionera.

-¿Prisionera? –preguntó incrédulo Doc-. Lo que tienen que hacer es matarla y punto. No creo que sea tan complicado.

-Habló el que destruyó una ciudad entera para acabar con ella y falló –señaló la voz-. La verdad es que no es NUESTRA prisionera. Está prisionera en su propia base militar. Por lo visto sobrevivió al grupo que mandamos… el cual por cierto no lo hizo.

-Entonces, seguro que no eran tan buenos como ustedes creían –dijo Doc a modo de reproche molesto por toda aquella verborrea-. ¿Y cómo piensan matarla?

-Bueno, eso puede ser complicado –dijo la voz-. Está en una base militar, rodeada de militares. Es cierto que nadie creerá su relato, y que la versión que hicimos correr nosotros parece haber funcionado… pero poner en peligro a nuestro contacto… por esa mujer… El grupo está de acuerdo conmigo y cree que es mejor esperar. Además, de ahí no se moverá.

-Sigo pensando que debería mandar un ataque aéreo sobre esa base y matarla.

-Creo que ese odio visceral contra esa mujer le ciega –señaló la voz- lo cierto es que es un simple grano en una enorme playa. Ni siquiera se puede considerar una molestia.

-Y aún así ha acabado con uno de sus equipos –replicó Doc-. Más les valdría no menospreciarla como hice yo. Parece tener muchos recursos.

-Simple suerte –dijo la voz-, nada más. Céntrese en sus estudios y déjenos a nosotros lo demás.

-¿Cuándo tiempo más esperarán? –preguntó Doc-. Creo que ya va siendo hora de acabar con esos malditos zombies de una vez. Nuestro objetivo se ha cumplido.

-El grupo lo está debatiendo –respondió la voz-, y seguramente no tardaremos mucho en poner en marcha los mecanismos para volver a recuperar las ciudades. Así usted podrá volver… a la tranquilidad de su laboratorio.

-Eso espero –dijo Doc- Este sitio comienza a ser aburrido. Nunca pasa nada interesante, y el gordo del informático está acabando con mi paciencia. No entiendo cómo alguien cómo él pudo sobrevivir.

Deja un comentario

No hay comentarios aún.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s