Jornada 10. El final del principio II (IX)


Mientras la nube blanca se iba extendiendo se escucharon un par de explosiones más. Las cargas del resto de los tanques habían sido detonadas y la humareda se fue extendiendo cada vez más. Las personas que había en la entrada aguantaron el aliento.

Fue en ese momento en el que Henry se dio cuenta de algo. El ruido de las pisadas. Con toda la excitación del momento, y las posteriores explosiones no había prestado atención, pero se escuchaba un ruido continuo de pisadas, TUM, TUM, TUM, como si fueran en procesión, incluso le pareció sentir el suelo temblar un poco. El ruido en realidad era una mezcla entre pisadas y pies arrastrándose, y cada vez era más grande.

Y de la humareda blanca comenzaron a salir muertos vivientes, a algunos se les había congelado parte de la cara, y ahora se les estaba cayendo a cada paso que daban, a otros las manos, brazos, o el torso, pero seguían caminando a pesar de todo. Un espectáculo espeluznante.

Finalmente el humo se disipó. Henry pudo ver que su idea había causado estragos en las filas zombies, decenas de zombies habían visto sus extremidades inferiores congeladas y pegadas al suelo y, a pesar de todo, habían intentado seguir caminando con la consiguiente separación de las extremidades y su posterior caída al suelo. Los caídos habían sido pisoteados de nuevo por otros zombies y los huecos, esta vez más grandes que se habían formado se habían vuelto a cerrar.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s