Jornada 9. El final del principio (XII)


Mara se había limpiado la herida y estaba cosiéndosela en ese momento.

-Digamos que he tenido una educación… fuera de lo normal –respondió Mara ante la queja del sacerdote-, he ido aprendiendo sobre la marcha. Hasta ahora no sabía lo que era una ciudad, por ejemplo.

-Debe haber sido duro –dijo Xavier- me cuesta imaginarme por lo que habrás pasado. Y este mundo no lo debe de haber hecho más fácil.

-Ha sido una experiencia… fascinante… creo –dijo algo pensativa Mara mientras cortaba el hilo y se ponía una gasa sobre la herida-. No tengo con qué compararla. ¿Y cuál es su historia? No sabía que los sacerdotes podían ir por ahí matando gente.

El padre Xavier miró fijamente su escopeta durante unos segundos.

-No son gente. Las almas han abandonado los cuerpos. Son cáscaras vacías –le explicó el sacerdote-. Creo que es mi misión darle el descanso a los cuerpos para que sus almas puedan seguir adelante… por si están atrapadas.

-Así que su misión es volarle la cabeza a todos los zombies que hay sobre la faz de la Tierra –dijo con tono irónico Mara-. Veo que ha hecho un buen trabajo en esta ciudad. Ya apenas quedan criaturas.

El sacerdote se sintió sorprendido ante la afirmación de Mara.

-Me temo que estás equivocada –le corrigió Xavier- la súbita desaparición de los zombies no ha sido cosa mía. Y eso me tiene preocupado. No pueden haber desaparecido así de repente.

-Aparecieron de repente por lo que tengo entendido –señaló Mara.

-Bueno, en realidad no fue así –le volvió a corregir Xavier-. Fue un proceso largo, lento. Te aseguro que sé de lo que hablo. Y si hubieran desaparecido, ¿qué ha pasado con los cuerpos?

-¿Se han convertido en ceniza? –preguntó tentativamente Mara-. ¿A qué se refiere con que sabe de qué está hablando?

Xavier permaneció unos segundos en silencio. Durante esos instantes sólo se escuchaba el viento y la lluvia del exterior.

-Dudo que hayamos tenido esa suerte –dijo entristecido el sacerdote-, nunca he visto un zombie convertirse en ceniza de repente. Además, ¿por qué unos sí y otros no? No, no tiene sentido. Aquí hay algo más que no estamos viendo. Otras fuerzas…

>>En cuanto a la otra pregunta… los muertos no regresaron a la vida todos de repente. De hecho fue más como una plaga. Pocos resucitados, pero que fueron contaminando a los vivos rápidamente. Los nuevos convertidos transformaron a otros, y así progresivamente. Cuando la gente quiso darse cuenta ya era tarde y había demasiados de ellos… y poca gente con ganas de acabar con ellos.

-¿Qué quiere decir? –preguntó confusa Mara.

-Sólo son conjeturas pero creo que hubo gente que pudo hacer más… y no lo hizo –le intentó explicar Xavier-. A lo largo de este tiempo he podido hablar con otra gente, supervivientes, y casi todos coincidían en lo mismo, la policía se vio desbordada y el ejercito apenas intervino. Y si intervinieron… fueron exterminados salvajemente.

Anuncios

1 comentario

  1. me teneis super enganchada


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s